Sarea

International | Español

Es necesario dar un cambio de raíz para conseguir una administración euskaldun

Kontseilua ha realizado una propuesta para un decreto para normalizar el uso del euskara en las administraciones. El Gobierno Vasco va a proponer la modificación del actual decreto y Kontseilua ha realizado este trabajo que va a presentar a los partidos políticos. A parte de medidas específicas, es necesario cambiar el propio sistema.

Captura de pantalla 2018-07-23 a la(s) 10.21.26

A pesar de haber avanzado en el conocimiento de la lengua en las tres últimas décadas, esto no ha supuesto un adelanto en la misma medida en el tema referente a la garantía de los derechos lingüísticos de la ciudadanía.

A pesar de ser lengua oficial, el euskara está en situación desfavorecida con respecto al español. Ha llegado la hora de tener una Administración euskaldun y ese objetivo debe tener fecha.

En opinión de Kontseilua sería interesante realizar una revisión exhaustiva del propio sistema para definir qué es más adecuado desde el punto de vista de la normalización del euskara, un sistema que posibilite construir un ecosistema euskaldun.

La propuesta se basa en el Protocolo Para la Garantía de los Derechos Lingüísticos (2016). La propuesta tiene estas caracteísticas principales: la garantía de los derechos lingüísticos guía el ejercicio de la entidad; priorizar el euskara, incluye la prevención y la eficacia Se propone qu el Decreto tenga influencia en todas las entidades, en contra de lo que ocurre hoy en día.

Las personas que opten a un puesto deberán conocer el euskara y se propone, además que se realice la prueba en este idioma. También se propone poner fecha de caducidad a los títulos en los casos en los que n se trabaje en euskara. Se hace referencia también a los cargos políticos, que deberán también tener un nivel de conocimiento de la lengua, para no perjudicar el poder trabajar en euskara.

Al contrario de lo que ocurre en la actualidad, será sancionable el hecho de no verificar el perfil lingüístico y se eliminan la posibilidad de estar eximido. Se recoge el derecho a trabajar en euskara. Así como priorizar siempre el derecho de elección de la lengua de la ciudadanía. Se incluye también el elemento la prevención lingüística.