Kontseilua convoca el 7 de mayo una manifestación en defensa de los derechos de toda la ciudadanía

2022(e)ko marzok 29 Por 0 Comentarios

Hoy nos hemos vuelto a reunir para reivindicar que no se menosprecie a la ciudadanía navarra, que no se nos menosprecie a la ciudadanía. Creíamos, sí, que los tiempos en que se menospreciaba a los y las vascoparlantes se habían acabado, que podíamos dar por terminada esa pesadilla que tenía como objetivo nuestro menosprecio. Lamentablemente, no es así.

Sí sabemos dónde está el mal originario: en la normativa que zonifica los derechos de la ciudadanía. Y, sí, sabemos dónde hay que incidir para poner fin radical a las injusticias. Sin embargo, en los últimos tiempos hemos empezado a ver que se está haciendo una lectura aún más discriminatoria de una ley discriminatoria, y que todo ello tiene un daño principal, el menosprecio de la ciudadanía y de las personas vascoparlantes.

No es justo ni aceptable

Más allá de la justicia, de cualquier lógica y de cualquier decisión, existe un límite que se ha traspasado: poner el conocimiento de idiomas que no son oficiales o propios por encima del conocimiento del euskera en tantos y tantos puestos de la administración Nafarroa. Dar más importancia al inglés, al alemán o al francés que al euskera. Esto nunca ha pasado en lo que se considera zona mixta. En ningún caso, ni siquiera cuando desarrollaban políticas violentas contra el euskera o los vascoparlantes. ¿Cómo puede ser, cómo se puede entender, menospreciar la valoración del conocimiento de la lengua propia, y considerar con total normalidad las lenguas extranjeras? ¿Qué intención o intencionalidad hay detrás?

Por su parte, el anterior Gobierno de Nafarroa quiso dar algunos pasos, pero las intenciones fueron desbaratadas por los Tribunales. Sin embargo, hubo medidas que se libraron de sus garras. Lástima que el Gobierno quiera ahora eliminar también hasta lo aceptado por los Tribunales. Esto demuestra, por tanto, que el nuevo Decreto de Méritos no pretende dar solución a lo anulado por los Tribunales. Por el contrario, esto demuestra que el Gobierno tiene toda la intencionalidad de arrinconar los derechos de los y las vascoparlantes.

Así lo dijimos hace varias semanas y así lo corroboramos hoy: revivir en 2022 medidas que ya habíamos dejado atrás no tiene ningún sentido, no hay manera de entenderlo, y no se puede aceptar.

Recientemente, el Observatorio de Derechos Lingüísticos, Behatokia, ha presentado un diagnóstico de la situación del Gobierno de Nafarroa. Según el estudio, sólo se exige el conocimiento del euskera al 3% de los puestos de trabajo; y en algunos departamentos, no llega ni al 2%. Es más, en cuatro departamentos el conocimiento de euskera no es obligatorio en ningún puesto de trabajo. En consecuencia, con sus insuficientes exigencias, si no se da un salto en la valoración del conocimiento del euskera, el menosprecio de los vascoparlantes será generalizado.

Afortunadamente, cada vez somos más vascoparlantes en Nafarroa. Afortunadamente, la tasa de conocimiento va al alza. No a la velocidad que nos gustaría, pero avanza. El caso es que estos ciudadanos y ciudadanas son automáticamente excluidos cuando recurren a la administración. Es decir, que la administración navarra vulnera casi sistemáticamente los derechos de sus ciudadanos.

En juego los derechos de la ciudadanía

De hecho, creemos que es hora de cambiar de parámetros. No hablemos de puntuación o méritos. No, claro que no. Hablemos del derecho de la ciudadanía a ejercer su lengua propia en la administración. No estamos hablando de algo abstracto, estamos hablando del derecho a hablar en euskera ante la administración y también a recibir respuesta en euskera. Pues bien, sólo hay una manera de garantizar este derecho a la ciudadanía, ofrecer la atención en euskera, y para conseguirlo sólo hay una manera: contratar a trabajadores bilingües.

Y, esta es la idea que hoy queremos reafirmar, más allá de la puntuación o la valoración, hablemos de los derechos de la ciudadanía y, en consecuencia, de las medidas y políticas a desarrollar por los poderes públicos para garantizar los derechos de la ciudadanía.

La cuestión es que, si ponemos en el centro los derechos de la ciudadanía, difícilmente se puede entender la política que lleva el actual Gobierno de Nafarroa, ni cabe entender la entrada en vigor del Decreto de Méritos que han propuesto. Por ello, debemos reiterar que, de ser aceptada en sus propios términos, desobedecerá los derechos de la ciudadanía y pondrá en vigor una normativa que responda a otros intereses. Es duro, sí, afirmarlo, pero es lo que va a suponer la normativa.

Derechos para todos y todas

Por todo ello, Euskalgintzaren Kontseilua, entidad que agrupa a 30 organizaciones sociales a favor de la normalización del euskera, ve necesario salir a la calle. Por un lado, para hacer frente a quien nos quiere invisibilizar y demostrar que estamos aquí. No hay ley que haga desaparecer a la comunidad vascoparlante, no hay decreto que haga desaparecer la voluntad de miles de personas de vivir en euskera.

Sin embargo, si hay quienes se empeñan en aprobar este tipo de decretos y medidas, saldremos a la calle para mostrar nuestro desacuerdo, denunciar que nos vemos menospreciados, gritar en voz alta que están atentando contra nuestros derechos. Y por otro, saldremos a la calle en defensa de nuestros derechos, saldremos para exigir la entrada en vigor de una política que tenga en cuenta a toda la ciudadanía. Contra el retroceso, a favor de avanzar.

Por ello, Euskalgintzaren Kontseilua hace un llamamiento a la ciudadanía de toda Nafarroa para que participe en la manifestación del sábado 7 de mayo, que saldrá a las 17.30 de la tarde desde el parque Antoniutti. Ahora es el momento de proclamar en voz alta «No menospreciar a la ciudadanía, eskubideak guztiontzat».