«Un retroceso inadmisible en Nafarroa»

2022(e)ko enerok 31 Por 0 Comentarios

El Gobierno de Navarra presentó el pasado viernes a los sindicatos en la Mesa General de la Función Pública el borrador del Decreto por el que se regula la valoración de méritos para el acceso y provisión de puestos de trabajo en las administraciones públicas de Navarra. Dicho Decreto modificará el Decreto Foral 215/1985, por el que se aprueba el Reglamento de provisión de puestos de trabajo de las Administraciones Públicas de Navarra, que recogerá a partir de ahora la valoración del euskara y del resto de idiomas. Euskalgintzaren Kontseilua y Hizkuntz Eskubideen Behatokia han hecho una valoración de urgencia sobre el borrador ante los medios de comunicación

Retroceso inaceptable

El secretario general de Kontseilua Paul Bilbao ha resumido en una palabra el borrador: «Inaceptable». Y es que, tal y como adelantó el portavoz del Gobierno y la presidenta, en la zona no-vascófona establecida por la ley el conocimiento del euskara no tendrá ningún valor, pero sí el conocimiento del alemán, del francés y del inglés. Junto a ello, sólo se tendrá en cuenta como mérito el conocimiento del euskara en algunos puestos de la zona mixta establecida por la ley. «¿Cómo puede ser un mayor reconocimiento de las lenguas no propias o no oficiales?», ha dicho Bilbao, para aclarar después que va en contra de los tratados internacionales.

Es más, el portavoz de Kontseilua se ha mostrado tajante ante la tardía publicación del Decreto: «Desde 2019 venían diciendo que el Decreto estaba listo y finalmente se aprobará hacia abril-mayo de 2022. ¿Nos damos cuenta de que ha habido convocatorias de cientos de puestos de trabajo por el camino y que el conocimiento de la lengua propia de Navarra no ha tenido cabida? Hay que decir que se nos ha tomado el pelo», explica.

Por otra parte, el portavoz de Kontseilua ha querido poner de manifiesto que el borrador presentado supone un retroceso respecto a la normativa existente antes de 2017: «Es incomprensible que no sólo no se anulen las medidas adoptadas en las políticas lingüísticas de los tiempos oscuros, sino que restrinja aún más. Antes poco, y ahora menos». Para ello, ha puesto tres ejemplos: «por un lado, hasta 2017 el conocimiento del euskara era mérito en todos los puestos de la llamada zona mixta y, ahora no. Por otro lado, si atendemos a los puestos en los que se va a valorar el conocimiento en la zona mixta, hay dos menos de los que anteriormente tenían una puntuación alta: auxiliares administrativos, y cuidadores de museos». Por tanto, hablamos de retrocesos: «es más, en la zona vascófona han modificado un artículo avalado por el TSJN y ahora se la valoración del conocimiento del euskara se reducirá a la mitad en algunos puestos».

Llamamiento directo a los partidos

Según Bilbao, todavía estamos a tiempo de rectificar el Decreto. Pedimos a todos los partidos que actúen con responsabilidad: a los que están en el Gobierno y a los que lo sustentan. Si se deja pasar esta línea roja, se avalará las políticas lingüísticas oscuras puestas en marcha hace veinte años. No creemos que sus discrepancias en el ámbito de la política lingüística puedan servir de excusa para aprobar el Decreto. Un decreto que haga desaparecer el euskara e invisibilice a las y los vascohablantes no se puede aprobar, no se puede ceder. De este modo, ha adelantado que en las próximas semanas se acordará la estrategia y si es necesario se convocará una movilización: «El decreto aún tiene camino por recorrer, tendrá que superar varias fases, y no descartamos, por supuesto, salir a la calle para denunciar esta injusticia», ha señalado Bilbao.

Derechos en entredicho

A continuación, ha intervenido la directora Behatokia, Agurne Gaubeka. Se trata, ha dicho, del reconocimiento de los derechos de la ciudadanía navarra: «No se trata de un asunto abstracto, ni de una nimiedad, estamos hablando del derecho de la ciudadanía actual y futura a utilizar el euskara con naturalidad, es un derecho humano. No podemos decir que se reconozcan derechos si no se establecen los mecanismos necesarios para garantizarlos. El establecimiento de puestos de trabajo capaces de ofrecer todos los servicios en euskara debería ser la base de las obligaciones de la administración pública para con la ciudadanía», ha dicho.

Según Gaubeka este Decreto no garantizará ni permitirá que la ciudadanía pueda utilizar el euskara en los servicios de la administración pública: «en los próximos años, miles de personan no podrán optar por el euskara, y la administración les negará la posibilidad de utilizarlo con comodidad». Según la portavoz de Behatokia, en Navarra no se pueden recibir los servicios públicos en euskara y el decreto lo legitimará, las personas que quieran vivir en su propia lengua serán acogidas de forma desigual y se perpetuarán los obstáculos para su uso y/o desarrollo.

Por otra parte, Gaubeka ha destacado que con este Decreto el Gobierno va más allá, ya que otorgar una puntuación algo superior a la de lenguas extranjeras a unos puestos de trabajo aislados en servicios centrales situados en la zona mixta establecida por la ley, es una medida absolutamente insignificante y una simulación. «Se está negando el servicio en euskara a la ciudadanía de todo el territorio, incluida la de las zonas donde el euskara es oficial». Por otro lado, ha señalado que los navarros y navarras que viven en el sur son doblemente perjudicados, ya que en sus pueblos tendrán aún menos oportunidades de recibir servicios en euskara y cuando tengan que recibir servicios centrales tampoco se les garantizará.

Gaubeka ha hecho un repaso de las normas vigentes en los últimos años: «en 1994 se valoraba al menos un 10% y un 5%, a partir de 2009 en la zona mixta se valoraba un 3% en unos puestos y un 6% en otros». El borrador rechaza esa valoración mínima. «¿Quieren ir más allá que quienes durante años han cargado contra los vascohablantes?», ha preguntado, «tenemos claro e insistiremos en que, más allá de los méritos, si no se garantizan los puestos de trabajo en euskara necesarios, habrá vulneraciones de derechos lingüísticos, y este borrador queda lejos de tener voluntad de superar las vulneraciones, traerá retrocesos».